Ihre Browserversion ist veraltet. Wir empfehlen, Ihren Browser auf die neueste Version zu aktualisieren.

Consecuencias

Niños o jóvenes que han sido víctimas de abuso y violencia, o que han presenciado violencia y abuso, pierden la confianza, tienen miedo y dudan de su propia percepción, son asombrados, se sienten traicionados, sin valor, llenos de pudores, impotentes y sin el control de su propia vida (como una víctima), culpables aunque la responsabilidad es únicamente de los autores del crimen, o sea los verdaderos culpables.

Vivencias con abuso y violencia tienen consecuencias a corto plazo y lamentablemente también para toda la vida.
Si las víctimas no piden ayuda o no se les ofrece ayuda, nunca se podrán detener los agresores.
La presión interior que se viene a crea dentro de los niños o jóvenes, puede descargarse contra los más jóvenes o los débiles bajo forma de golpes, amenazas, chantajes, robos o dañándoles sus pertenencias.
No lograr de evitar el abuso y la violencia, lleva frecuentemente a aislarse, a tener dificultades en crear y cuidar amistades, a refugiarse en Internet y abandonar el contacto con el mundo externo.
Muchas víctimas tratan de aturdir sus dolores, miedos, sentidos de culpa y pudor con el consumo de alcohol y droga o con autolesiones.
En la escuela o en el trabajo pueden llamar la atención por su comportamiento raro, sus dificultades en concentrarse para aprender o por una manera de trabajar muy orientada al rendimiento.
Las frecuentes criticas por su comportamiento pueden llevar a que se sientan con aún menos valor, inútiles, y a creer que su vida no tenga algún sentido, a abandonar todo y escapar.
No todas, pero muchas de las víctimas reconocen sólo cuando son adultos las consecuencias del los abusos y las violencias que vivieron de niño. Frecuentemente siguen sufriendo de las consecuencias descritas antes o de depresiones, dependencias, co-dependencias, problemas relacionales, disturbios alimentares, autolesiones y disturbios de la personalidad.
Mientras tanto se ha demostrado, que los niños y jóvenes que han sido víctimas de violencia, de adultos muy probablemente serán violentos también y veces se matan.
¡Es muy importante pedir ayuda o animar a los afectados a que busquen ayuda!