Ihre Browserversion ist veraltet. Wir empfehlen, Ihren Browser auf die neueste Version zu aktualisieren.

Abuso y violencia

Se habla de abuso cuando se limitan o amenazan tus derechos y tu dignidad. Eso sucede cada vez que sufres o percibes las siguientes formas de abuso o violencia.
Te niegan tus exigencias básicas (comida, ropa, habitación, cuidados médicos).
Te excluyen y te sientes marginado por tu procedencia, cultura o salud.
Recibes poco o nada de calor humano, cuidado y protección.
Se descuida o se impide tu desarrollo personal, intelectual, emocional y social.
Te dejan poco o ningún tiempo para el reposo, la diversión y el contacto social.
Se controla con el dinero tu comportamiento.
En la separación o en el divorcio de tus padres, te utilizan como medio de presión financiera.
Te instigan a acciones violentas, militantes o criminales.
Te ofrecen a otra gente para actos sexuales.
Te mandan a limosnar o te explotan para trabajo infantil.
Sufres violencia física
Te pegan, estrangulan, pellizcan, queman, abofetean, pisotean, empujan o te halan por el cabello.
Te tuercen los brazos.
Te amenazan con armas y objetos.
Sufres violencia psíquica - ¡Mobbing es también una forma de violencia psíquica!

Sufres violencias en relaciones: Se producen calumnia y difamación contra de ti.
Se destruyen tus pertenencias, y la violencia es perpetrada contra tus amigos, tu madre, tu padre o animales domésticos.
Te preparan una emboscada, te persiguen, te presionan o te obligan.
Informaciones íntimas tuyas, fotos eróticas o escenas de WC con ti se publican en Internet o se mandan por celular. NOTA: ¡No borres nada, sino pierdes las pruebas y evidencias!
Te tratan como sirviente, te dan órdenes todo el tiempo y te interrumpen cuando hablas.
Sufres insultos o chantajes, te desacreditan, te gritan, te callan o te declaran demente.
Te tratan como si fueras propiedad de alguien; a toda hora están controlando lo que haces o con quién hablas; te dificultan o impiden el contacto con amigos o parientes.
Te hacen dar miedo con miradas, actos, gestos y objetos o armas:
Te rechazan e ignoran, no te prestan atención o se pretende de ti que adoptes un determinado comportamiento.
Oyes como los agresores niegan o minimizan sus abusos y te echan a ti la culpa de todo.
Se pronuncian amenazas tipo: "No vas a ir al cielo sino al infierno. Dios te castigará. No vas a lograr nada en la vida. Maldito el día en que te parí. Te voy a pegar y encerrar. Te voy a meter en un hogar para niños o en una clínica. Te voy a abandonar. Me voy a matar."
Uno de los padres trata de recibir de ti informaciones acerca de la otra parte. Te toca de mediar entre tus padres o hasta ser la pareja de uno de los padres.

Sufres abuso sexual (abusos sexuales, violencia sexual, explotación sexual)

Ejemplos: Comentarios sexuales, provocaciones o miradas en la escuela, familia, chat, tram/bus, discoteca etc.
Te sientes observada en el baño, en la ducha o en el vestuario.
Recibes llamadas, donde alguien se pone a gemir en el teléfono, te dice palabras vulgares o te cubre con palabras provocantes.
Te mandan emails con fotos o videos pornográficos.
Los adolescentes mayores o los adultos tratan de convencerte con regalos, promesas o frases tipo "¡Así lo hacen todas!" para que te desnudes y te tomes fotos.
Los adolescentes mayores o los adultos se ponen desnudos delante de ti, te muestran sus actos sexuales, videos pornográficos o imágenes; se frotan contra tu cuerpo, se excitan y te exigen que los toques también tú en sus partes íntimas, te exigen que le des satisfacción oral o que tengas relaciones sexuales con ellos.

Agresores los hay en todas las culturas y estratos sociales y suelen provenir del entorno de la familia, la escuela, los amigos, el deporte y tiempo libre, y también de círculos religiosos, médicos o sociales. Las víctimas ven la propia relación con los agresores inicialmente como un apoyo y una ayuda, con el tiempo pero realizan que están siendo dominados y humillados por ellos. ¡Muy frecuentemente los agresores obligan las víctimas a callar! Cualquier tipo de abuso y violencia puede tener consecuencias a corto plazo, y lamentablemente también de por vida.

¿Eres víctima de abuso y violencia?
¡Según la Convención de los Derechos del Niño de la ONU, tienes
derechos fundamentales y tienes el derecho a pedir ayuda!

¿Has visto como un niño o adolescente ha sido víctima de abuso y violencia?
¡Entonces también tú, como las víctimas, tienes derecho a pedir ayuda!